GRACIAS POR SU VISITA ... ESTAMOS AL SERVICIO DE CUALQUIER INQUIETUD
gadgets para blogger

sábado, 23 de febrero de 2013

ENFERMEDAD DE PEYRONIE





Este nombre se le debe al médico francés Francois Gigot de la Peyronie, que la describió en 1743 como “la aparición en el pene de un lecho arrosariado de tejido fibroso que origina una incurvación apical durante la erección”.

La enfermedad de Peyronie ocurre cuando una placa (cicatriz) se desarrolla en los cuerpos cavernosos y/o en la túnica albugínea que los rodea.


zona donde se produce la cicatriz (fibrosis) pierde la elasticidad, por lo que no se estira cuando se rellenan los cuerpos cavernosos(erección) y por lo tanto el pene se dobla hacia la dirección de la cicatriz


Es una enfermedad que puede ser de origen idiopático o secundario a la relación sexual y se presenta generalmente a partir de la 5ª década de la vida, pero puede darse en varones jóvenes. 

Puede ser el resultado de un traumatismo con el pene erecto (por ejemplo durante el coito).Varios estudios relacionan la enfermedad de Peyronie con alteraciones del sistema inmune.Sin embargo, parece seguro que esta enfermedad no tiene relación con enfermedades de transmisión sexual, ni es un tipo de cáncer.


La fibrosis (cicatriz) que se produce en la superficie del pene (túnica albugínea) puede provocar los siguientes problemas:
  • Dolor del pene durante la erección.
  • Incurvación del pene durante la erección, que  dificulta o incluso impedir la penetración.
  • Estrechamiento del pene.
  • Disfunción Erectil



En la fase inicial de la enfermedad puede presentarse dolor en el momento de la erección debido al proceso inflamatorio, que generalmente desaparece en un periodo de 1 a 2 meses. Otra manifestación de la enfermedad puede ser la falta de rigidez del pene, aunque generalmente es de tipo psicológico (como reacción al dolor).

El diagnóstico se realiza fácilmente realizando unas fotografías del pene en erección. Tambien se realiza el test de Kelami con el que se calcular los grados de incurvación.

Hasta la actualidad no existen tratamientos médicos que sean realmente efectivos a pesar de que pueden ensayarse varios de ellos como fármacos orales o tópicos, ondas de choque y otros métodos físicos.

Lo más importante en la enfermedad de la Peyronie es controlar la progresión de síntomas hasta que la enfermedad se estabilice, durante un periodo de 12- 18 meses. Esta enfermedad presenta una evolución muy variable, pero en la mayoría de los pacientes suele ser progresiva, es decir, la incurvación tiende a aumentar y la erección tiende a disminuir.

Los objetivos del tratamiento son: aliviar el dolor, mejorar la incurvación y detener la progresión de la enfermedad.

En la primera fase se emplean los tratamientos médicos, pero con una eficacia muy limitada. Los medicamentos más utilizados son: los paraaminobenzoato de potasio, tamoxifeno, colchicina, interferones, colagenasa, hialuronidasa, la cortisona, la pentoxifilina, carnitina, vitamina E, propolis, arándano; o productos con la combinación de algunos de los mencionados. También se utilizan antiinflamatorios o anestésicos  tópicos

No hay un tratamiento único que haya demostrado ser efectivo en todos los casos con enfermedad de Peyronie. El uro-andrólogo le indicará el tratamiento más apropiado para su problema y cuanto tiempo debe tomarlo.

Recientemente se han presentado diferentes trabajos sobre el efecto de las ondas de choque de baja energía (LEOCH) en pacientes con Enfermedad de Peyronie con buenos resultados,.

En una segunda fase, cuando el dolor haya disminuido, si persiste la incurvación debe pensarse en una intervención quirúrgica para poner corregir la incurvación. Es decir cuando se constata que la enfermedad no avanza ni retrocede (ocurre raramente) es el momento de plantear un tratamiento quirúrgico (corporoplastia) que consiste en igualar la parte larga de la curvatura a la corta, lo que puede condicionar un cierto acortamiento del pene. En casos muy severos en los que el pene es muy corto pueden ensayarse injertos con diferentes materiales.


En general, existen muchas técnicas para corregir la incurvación del pene, que pueden resumirse en dos tipos de cirugía:
  1. Plastia/plicatura (Corporoplastia): Acortamiento del pene en el lado opuesto a la placa para corregir la incurvación. Existen varias: plicatura simple o pura, plicatura modificada, técnica de Nesbit (resección de albuginea), etc...
  2. Cirugía correctiva de la placa fibrosa: Incisiones en la placa y colocación de un parche de material biocompatible.



peyronie


Enderezamiento quirúrgico del pene
 (corporoplastia)







Injerto para cubrir el defecto después de extirpar la placa fibrosa


Las opciones quirúrgicas varían en función del tamaño de la placa, la longitud del pene, el grado de incurvación, la asociación o no a disfunción eréctil, etc. Si la longitud del pene es normal, con potencia sexual mantenida y la deformidad es leve o moderada (<50o), la técnica de Nesbit o la plicatura de la túnica albugínea son adecuadas para corregir dicha deformidad y proporcional un pene funcional. En cambio, en pacientes con grandes placas, curvaturas graves (>50o), deformidades en reloj de arena, pene corto, flacidez distal o fallo de cirugía previa, estarán indicadas la incisión o la escisión de la placa y la colocación de un injerto, con o sin implantación de prótesis de pene

No olvidad que la mejor cirugía peneana es la primera. Las reoperaciones son más difíciles y con peores resultados

Cuando la enfermedad de la Peyronie cursa disfunción eréctil de tipo orgánico, puede plantearse el implante de una prótesis de pene.

 Muchos médicos  no saben como tratar esta enfermedad, restandole la importancia debida,  por lo que es importante  consultar con un urólogo con experiencia en el tratamiento de enfermedades del pene.



La información brindada es con fines académicos, cualquier duda consulte con el especialista.


Dr Roberto Rosales Delgado
Médico Urólogo



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.

AVISO LEGAL: Las publicaciones de este blog no son , ni pueden ser en ningun caso, substituivas de una consulta médica personalizada. A pesar del rigorcientífico de cada publicación, y , aunque la información que aparezca resulte o pueda resultar muy completa y adecuada al caso planteado, no puede ser interpretada bajo ningun concepto como diagnostico personalizado, ni como dictamen o informe pericial sobre el caso concreto, puesto que para ello se riquiere una evaluación clínica completa realizada por un especialista.